Personas

La tributación de las personas naturales es una cuestión compleja,  la tasa que se aplica como impuesto depende tanto de la fuente como del monto total de las rentas percibidas. Adicionalmente, las personas se gravan con otros impuestos de diversa naturaleza: a la renta, herencia, territorial, entre otros. La reorganización presenta una solución a esta problemática beneficiando a las personas.
Tributación General

La reorganización nos permite agrupar las rentas de las personas según su fuente. Además admite diferir el momento en que éstas van a ser percibidas, logrando aprovechar tanto los beneficios propios del sector del cual provienen, como la temporalidad en la cual serán percibidas.

Empresas Familiares

La reorganización admite administrar de forma más eficiente el patrimonio familiar. Definir estructuras corporativas o Fondos de Inversión permitirían diversificar el capital e incluso invertir en distintos negocios.

Planificación Tributaria de Negocios

La reorganización define la estructura del negocio, por esta razón es fundamental que ésta vele por el cumplimiento de los objetivos de las partes y las obligaciones tributarias implicadas.